Eventos

PREMIO GENERACIÓN EMPRESARIAL – DF AL COMPROMISO CON LA INTEGRIDAD RECONOCIÓ A 45 EMPRESAS Y DISTINGUIÓ A CUATRO

Haga click en la imagen para ver la galería

Foto grupal

  • Fundación Generación Empresarial y Diario Financiero entregaron en alianza, y por segundo año, el Premio Generación Empresarial – DF al compromiso con la integridad. Este 2018 se reconoció a 45 empresas por su compromiso con la gestión sistemática de la ética y las mejores prácticas. Las cuatro organizaciones destacadas fueron BCI, Essbio, Siemens y Tecnored. 
  • Luego de un llamado general a todas las empresas, las organizaciones que formalizaron su postulación se sometieron a un proceso de medición de su cultura ética y evaluación de sus políticas, herramientas de prevención de transgresiones, mejores prácticas, entre otros. 
  • Nicolás Majluf, académico, director de empresas y presidente del jurado, presentó los resultados agregados del Barómetro de Valores y Ética Empresarial, sondeo de Generación Empresarial utilizado para medir la cultura ética y de cumplimiento corporativa a partir de la percepción de los colaboradores. Posteriormente, tuvo lugar un panel de conversación en el que participaron el presidente de la CPC, Alfonso Swett, la reconocida abogada y socia del estudio Ferrada Nehme, Nicole Nehme, y Andrés Kuhlmann, gerente general de Transelec, empresa destacada en la versión anterior del premio.

En un contexto de desconfianza y cuestionamiento al rol social de las empresas, Fundación Generación Empresarial creyó importante distinguir a organizaciones comprometidas con hacer lo correcto, que inspiran a sus colaboradores a actuar con sentido de misión y que son conscientes del impacto de sus decisiones en el bien común de nuestro país. Por ello, a partir del año pasado, entrega el Premio Generación Empresarial – Diario Financiero al compromiso con la integridad, gracias a una alianza con este reconocido medio de comunicación y al auspicio de CPC, KPMG y Empresas Conscientes.

A través de este premio, entregado este jueves 23 de agosto, en el Hotel W, se reconoció a las 45 empresas participantes y  a las cuatro distinguidas. Estas últimas por haber desarrollado un trabajo sistemático, concreto y evaluable sobre sus culturas éticas y mejores prácticas. Ellas fueron, en esta segunda versión, BCI, Essbio, Siemens y Tecnored. Lo que se distinguió fueron los esfuerzos por prevenir transgresiones o faltas a la ética y el compromiso con gestionar una cultura corporativa íntegra y con sentido trascendente.

La convocatoria al premio fue abierta y gratuita. Las 45 organizaciones postulantes se sometieron a dos ámbitos de evaluación:

  1. Aplicación del Barómetro de Valores y Ética Empresarial (BVEE), sondeo de Generación Empresarial utilizado para medir la cultura ética y de cumplimiento corporativa a partir de la percepción de los colaboradores -directivos, mandos medios y bases-.
  2. Entrega de documentación que acredita la existencia de políticas y programas internos que promueven la ética y las mejores prácticas con todos los públicos de interés (internos y externos). Esto, mediante una pauta de chequeo.

El jurado del premio estuvo conformado por Nicolás Majluf, Alfonso Swett, Jeannette Von Wolffersdorff, Jorge Bianchi, Marily Lüders y Juan Ignacio Piña. Ellos escogieron a las cuatro empresas destacadas entre las 10 con mejores resultados en el Barómetro de Valores y Ética Empresarial y en la documentación entregada.

En el evento, el presidente de Fundación Generación Empresarial, Gonzalo Said, destacó que aunque los resultados del Barómetro de Valores y Ética Empresarial muestran mejoras en varios ámbitos dentro de las empresas, todavía queda mucho por avanzar. “El desafío y la exigencia social tensionan a muchas organizaciones, y algunas de ellas no tienen claridad sobre la mejor dirección en la que deben avanzar. Para todas ellas es esta oportunidad. Para las que quieren hacerlo aún mejor, para las que quieren liderar el cambio que trae consigo el siglo XXI. Por eso, la invitación es a que sigan participando en el premio, a que se midan y evalúen cada año, porque la cultura de integridad es una construcción continua y los saltos cuánticos solo tienen lugar cuando la atención en estos temas es permanente”, señaló.

Nicolás Majluf, académico, director de empresas y Presidente del jurado, presentó –posteriormente- los resultados agregados del Barómetro de Valores y Ética empresarial (*documento adjunto), información relevante para empresas interesadas en gestionar sus culturas de integridad corporativa. “El esfuerzo por relevar la cultura de integridad en la empresa está, poco a poco, horadando la piedra” dijo el académico y consejero de Generación Empresarial, haciendo alusión a las profundas transformaciones que están teniendo lugar en las organizaciones gracias al cambio de cultura. Enfatizó, asimismo, que la empresa debe multiplicar sus esfuerzos por ser más transparente y por erradicar la corrupción. Por último, recalcó que las empresas deben siempre preguntarse si aquellas personas a las que prestan servicios y de las que reciben servicios crecen como seres humanos gracias a su actuar: si son más sabios, más libres, más autónomos, más saludables. Lo mismo, cuestionarse si las personas menos privilegiadas van a beneficiarse de algún modo o, como mínimo, no sufrir ningún detrimento adicional por efecto de su operación.

Posteriormente, tuvo lugar un panel de conversación en el que participaron el Presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), Alfonso Swett; la socia del estudio Ferrada Nehme, Nicole Nehme, y el gerente general de Transelec, Andrés Kuhlmann, empresa distinguida en la versión 2017 del premio. Según Nicole Nehme, las empresas de hoy son, desde ya, medidas con la vara del mañana. De ahí la importancia de ser proactivos y no reactivos en lo que respecta a la integridad, el cumplimiento y las mejores prácticas. Andrés Kuhlmann resaltó cuan positiva es la cultura de integridad para proveedores, clientes, colaboradores y la sociedad en general. “La confianza hace más fácil el trabajo, dijo”. Alfonso Swett, en tanto, hizo hincapié en que “la motivación por construir sociedad es lo que debe mover a las empresas hoy”. Desde su perspectiva, la integridad no es sino “preguntarse cómo y de qué manera impacta en otro, cada cosa que hago”.

Paula Valenzuela, gerente general de Fundación Generación Empresarial, quien moderó el panel, extendió una invitación a todas las empresas chilenas, o con sede en Chile, a medirse y evaluarse para poder generar mejoras en sus culturas éticas y, mancomunadamente, reconstruir los lazos de confianza con la sociedad.

 

 

 

Empresas Socias