FGE en Prensa

Episodio Asexma y liderazgos éticos. Carta de Paula Valenzuela al Director de El Mercurio

Haga click en la imagen para ver la galería

Lo  sucedido en la Cena de Asexma ha provocado un revuelo enorme. La muñeca inflable que fue obsequiada al Ministro de Economía, Luis Felipe Céspedes, con una leyenda pegada en la boca que decía que a la mujer, igual que a la economía, hay que estimularla, hizo estallar la sensibilidad de quienes consideramos que la equidad de género es un derecho humano, así como un factor de dignidad.

Si bien quienes protagonizaron el episodio han ofrecido sus disculpas, no queda del todo claro que tengan mayor conciencia de la señal entregada con su broma de mal gusto. No nos cabe duda de que la intención original no era ofender ni denigrar a nadie, pero en plena cruzada nacional y mundial por “desobjetualizar” el cuerpo femenino, contrarrestar la violencia de género y acortar las brechas que aún distancian a hombres de mujeres en todo ámbito, especialmente en el de dignidad en el trato, prestarse para una banalidad de este tipo, posar para la foto y reírse a carcajadas refleja inconciencia o al menos falta de visión sobre las consecuencias que tienen las decisiones, pequeñas y grandes, y el potencial dañino que tienen los actos, razón por la que no está demás reflexionar una y otra vez sobre sus alcances, especialmente en un contexto institucional.

Las asociaciones gremiales sí cumplen un rol social, al que debieran responder con orgullo y pulcritud. Ellas son las que marcan una tónica que, de algún modo, es replicada por sus asociados. Cuando desde Generación Empresarial hablamos de liderazgos éticos, nos referimos precisamente a eso: a predicar con  el ejemplo, a ser cuidadoso con las señales que se dan, a desdeñar tratos abusivos y discriminatorios, a privilegiar el comportamiento consciente, a situar a las personas y su intrínseco valor en el centro de las decisiones que se toman. En el mundo ideal, pequeños y grandes gestos surgidos desde los gremios debieran hablarnos de los valores y principios que promueven, entre ellos respeto por la dignidad de las personas, sea cual sea su género, origen, etnia o religión.

Paula Valenzuela P.

Gerente general Fundación Generación Empresarial

FGE en Prensa

Empresas Socias