FGE en Prensa

Nicholas Davis en entrevista con el DF: “Tiene que correr sangre y no puede haber impunidad”

Haga click en la imagen para ver la galería

El Vicepresidente de Generación Empresarial aborda los casos que remecen al país. Su receta para salir adelante: sincerar el financiamiento a la política y que no haya impunidad. “Me preocupa que nos empecemos a acostumbrar a que mentir es normal”, dice.

Para ir a la entrevista en la versión online, haga click AQUÍ

 

En septiembre del año pasado, Nicholas Davis, presidente de EuroAmerica, se sumó al directorio de Generación Empresarial. Su arribo a la fundación, dedicada a promover estándares éticos más altos en las empresas, se produjo por la invitación de Gonzalo Said, justo semanas después de que estallara el Caso Penta. Davis dice que aceptó por un deseo de “comunicar que el empresario no es tan malo como se pinta”.

Desde esta nueva vitrina, Davis aboga por una serie de cambios para mejorar el clima social y político en el que está el país. Su receta parte por la necesidad de un mea culpa: “Que se diga, con un liderazgo fuerte: ‘Así se financió la política y nos equivocamos’”.

-¿Cómo han sido estos meses, con un caso Penta que parece una bola de nieve?-Los casos, en general, tienen que ver con el financiamiento a la política. Lo importante aquí, es que ha faltado un liderazgo, tanto desde punto de vista privado como desde el político, donde se sincere que la política se financiaba así. Porque hasta ahora vamos caso a caso, boleta a boleta.

El problema se produce cuando decimos: ‘No se financió así, y yo incluso di estudios que puedo respaldar’. (…) Lo que debiéramos ver es que un sinceramiento y que paguen los que tengan que pagar, de acuerdo a lo que dice la ley.

Es sumamente complicado seguir en este proceso, porque ¿cuántos políticos hay, que todavía no salen y van a seguir saliendo? ¿Cuántas empresas que no han salido, van a salir? Mientras no se sincere este tema, todo va a ser falta a la ética y todos los políticos van a ser exactamente igual.

-¿Quién debe hacer este mea culpa?
-Hay que pensar que hay pocos liderazgos en Chile actualmente. Yo pienso que la presidenta (de la República) tiene una oportunidad única. Obviamente, tendrá que hacerlo con los presidentes de los partidos, y decir: ‘Así se financió la política. De manera equivocada, pero ésta era la forma que teníamos. Y esto se cambia’. Diferenciemos lo que es el financiamiento de la política con el cohecho, y con el cohecho seamos extremadamente duros, debe ser castigado con la mayor fuerza que exija la ley.

-¿Cómo salimos de esta situación?
-Si no se logra poner fin a este tema con la verdad, es súper complicado (…) porque o va a tomar mucho tiempo o, por otro lado, otros temas empezarán a ocupar la agenda y va a haber una deslegitimidad del sistema.

En cambio, yo creo que si se sale con la verdad, tiene un impacto de corto plazo, pero se soluciona el tema. (…) Tiene que haber un acuerdo, que marque un antes y un después, y tiene que pasar porque corra sangre en el camino. No puede haber impunidad. Porque, nuevamente, la gente dirá: ‘Los pillaron, se arreglaron entre ellos y siguieron adelante’. Alguien tiene que pagar el costo.

-Pero pareciera que siempre pagan los mandos medios…
-No necesariamente. En los casos de cohecho, que es un delito, debemos ser sumamente rigurosos. Pero en financiamiento a la política, tienen que pagar las empresas y empresarios que lo hicieron y los políticos que recibieron. Esos no son mandos medios.

-EuroAmerica ¿financió la política de esta forma?
-No. Afortunadamente somos un grupo apolítico. (…) Si hubiera ocurrido, no sé si lo hubiéramos hecho distinto al resto, porque así era el sistema como estaba planteado, pero, afortunadamente, no.

-¿Le falta ética a los políticos, al empresariado y al chileno en general?
-Sí, obvio. Me preocupa que nos empecemos a acostumbrar a que mentir es normal. Hemos visto muchos casos en que políticos han dicho que nunca tuvieron financiamiento ni reunión, y se ha descubierto que sí lo tuvieron, y no hay castigo por faltar a la verdad. Eso es súper preocupante. Eso está permeando a la sociedad, la idea de que eso no es tan malo.

El impacto

-¿Cómo han visto el impacto que ha tenido entre inversionistas locales y extranjeros?
-Tiene un impacto afuera, que es menor al que hubiera esperado, pero me preocupa que empecemos a ser comparados con países como Brasil y Argentina. Falta para eso, pero si no se toman las medidas correctivas, temo que, sólo por la región en que estamos, seamos incluidos en el mismo saco. A nivel interno, aún tenemos capacidad de asombro y no podemos perderla.

-Al repasar los casos que han estallado desde que llegó a GE ¿cuál es más dañino?
-El financiamiento de la política se hizo a todo el sistema y encontraremos más casos si seguimos, si no se transparenta que de esta manera se financió la política. Luego, los casos de cohecho son sumamente graves. Tienen que tener un castigo ejemplar.

-¿Deben todas las empresas hacer revisiones internas a ver si es que tienen prácticas como las que se han conocido?
-En todas las empresas pueden ocurrir cosas. Los dueños no son omnipotentes sobre lo que ocurre en sus empresas y puede haber alguien esté recibiendo pagos. Si es que hay malas prácticas, hay que identificarlas y corregirlas. Los casos que hemos visto son oportunidades no sólo para revisar y cambiar cosas y las empresas deben ser dinámicas. Ojalá seamos las empresas quienes llevemos la delantera y no sólo en base a lo que dice la ley.

Autorregulación
Una de las áreas de trabajo que se ha puesto la fundación es fortalecer la autorregulación de las empresas. El presidente de EuroAmerica aborda el tema y cómo pareciera haberse quedado a corto a raíz de los últimos casos. “A mí me gusta pensar que tenemos que tener autorregulación en el sector privado, pero ojalá que en el sector público también tengamos autorregulación, la que no existe. Si el sector público nos exige autorregulación, esperemos que ellos tengan autorregulación también”, pide Davis.

-¿Y en el sector privado?
-La autorregulación del sector privado y la autorregulación al sistema financiero, que es en el que yo participo, es más intensa. Ciertamente, no hemos llegado a un punto donde estemos satisfechos con la autorregulación. Creo que temas como la sanción por los propios pares es esencial. Si hoy no existe sanción de los pares a las personas que están cometiendo malas prácticas o ilícitos, estamos en problemas. Es decir, tenemos que ser capaces de poder sancionar.

-¿Eso incluye expulsarlos o suspender de los gremios?
-Debería ser así. Si hay una persona que ha hecho actos reñidos con la ley y está sentado en un gremio, tienes que ser capaz de expulsarlo. Si no ¿cómo tienes la legitimidad para seguir adelante en tu gremio? Soy un absoluto creyente de que eso tiene que ocurrir. (…) Porque si no, se ensucia a todos los empresarios. Entonces hoy, por un grupo pequeño de empresarios, son todos los empresarios ladrones, son todos abusadores y corruptos. Si no somos capaces de defendernos de eso, vamos a seguir con la imagen que tenemos hoy día.

-Usted es director de la bolsa ¿cómo se explica que la Bolsa de Comercio de Santiago no haya sancionado el Caso Cascadas?
-Es importante entender el rol de la Bolsa, que regula a los corredores, no a las sociedades anónimas abiertas, por lo que todo lo que es SQM no lo puede sancionar. Segundo, no puedes sancionar algo que haya sido sancionado. Así funciona. Tercero, la bolsa no tiene los recursos o la capacidad para hacer una investigación como la que se hizo en la SVS. Para eso está el regulador, o si no tendríamos dos reguladores. La Bolsa tiene un comité de autorregulación, el cual revisa y sanciona. Pero la regulación del sistema está a cargo de la SVS y ella sanciona.

GENERACIÓN EMPRESARIAL
Una serie de medidas está liderando Generación Empresarial para enfocarse en la relación que tiene el dueño de una compañía y su gobierno corporativo con los stakeholders. “Es decir, ver a nuestros colaboradores como personas que son, como humanos y no con una visión más antigua de ‘es un recurso que está, y si no está, lo cambio’”, dice Nicholas Davis. Paula Valenzuela, gerente general de la fundación, agrega que ésta “tiene el desafío de aportar a elevar los estándares éticos”. Por lo mismo, cuenta que hace dos meses hicieron un estudio donde le preguntaron a 250 empresarios y ejecutivos qué era lo fundamental en que los gremios deberían estar trabajando. “Ellos respondieron principalmente dos cosas: el aporte a las políticas públicas y ser capaces de llevar de forma mancomunada los estándares éticos del sector empresarial”, dice Valenzuela.

“Al ministro Rodrigo Valdés hay que dejarlo trabajar”
Nicholas Davis dice que hay que ver cómo actúa el ministro, a quien el mundo privado ya conoce, asegura.

Nicholas Davis evalúa la relación que ha tenido el empresariado con el gobierno, el que “partió con un programa muy rígido, donde no pretendían cambiar ni una letra, ni coma”. Así, recuerda la famosa “retroexcavadora, que fue muy desafortunado, porque atrincheró a empresarios y al gobierno. Ese fue un tremendo error”. Por lo mismo, Davis recuerda que “Chile es exitoso cuando tiene un buen sistema político y empresarial”. Y aunque el empresario reconoce “ha habido luces de que el diálogo es importante, aún falta mucho”. De hecho, dice estar preocupado con las reformas que quedan, pues “nuevamente nos vamos al programa, haciéndolo como dice, cuando tenemos una presidenta con 24% de aprobación y con un escándalo político enorme. (…) Sería sumamente irresponsable que sigamos con estas reformas sin legitimidad política. No le tiremos tierra a este problema con las nuevas reformas; ésa es mi preocupación”. Por ello propone dejar en stand by las reformas y discutir cómo resolver el problema del financiamiento a la política. “¿Cuál es la legitimidad hoy de tener reformas constitucionales? Pongámonos serios, y hagamos las cosas como tenemos que hacerlas: bien. Tenemos senadores con problemas de cohecho, otros diputados y senadores que han sido financiados irregularmente, y no han sido capaces de sincerar el tema”. En cuanto al cambio de gabinete, y en particular sobre las expectativas que hay con el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, Davis asegura que “hay un gobierno que quiere llevar reformas a acabo y no podemos sacarlo del análisis y el ministro Valdés está incluido en eso. Si alguien pensó que se iban a rescribir las reformas o suspenderlas, estaba equivocado”. En todo caso, señala que “al ministro Valdés hay que dejarlo trabajar y ver en un tiempo más si está dando resultado su gestión, pero hay que esperar y no hay que hacerse ninguna idea muy positiva, aunque el sector privado lo conoce y conoce sus ideas y eso da algo de tranquilidad”.

FGE en Prensa

Empresas Socias